Asesinatos en Plymouth. La misoginia de los “incels”: De Internet a la violencia en la vida real

20/08/2021

Marina Kontara, Bruselas (Bélgica)

La impactante noticia de asesinatos en masa ha llegado desde Plymouth, Gran Bretaña. Los horribles hechos han provocado acalorados debates dentro y fuera de las fronteras británicas. El 13 de agosto un hombre de 22 años, Jake Davison, comenzó su serie de asesinatos matando a su madre. A continuación, deambuló durante un tiempo por las calles de la ciudad, disparando a otras seis personas. Cuatro personas murieron, entre ellas una niña de tres años, mientras que otras dos resultaron gravemente heridas. Al final de su mortal ataque, Davison acabó con su propia vida.

Mientras la policía, los periodistas y el público empezaban a buscar los motivos de este acto atroz, el debate se ha centrado en la “comunidad” incel, a la que parecía pertenecer el autor. Los sucesos de Plymouth recuerdan mucho a los asesinatos en masa ocurridos en EEUU, Canadá y otros países hace unos años, que también se relacionaron con los “incels”.

¿Quiénes son los “incels”?

La palabra es una abreviatura en inglés de “célibes involuntarios” y fue utilizada por primera vez por Alana, una bloguera bisexual canadiense. En los años 90, Alana creó una página web para compartir sus experiencias sobre su vida sexual no especialmente activa y su soledad erótica. El sitio web pronto se hizo muy popular, fue premiado por los colectivos LGBTQ; finalmente, en 1997 se transformó en una comunidad en la que personas de todos los géneros e identidades sexuales compartían sus experiencias, sentimientos y pensamientos, una especie de foro online de ayuda mutua. En los años siguientes, hacia principios de la década de 2000, se desarrollaron dos tendencias dentro de la comunidad: una continuaba con el patrón original del proyecto, mientras que la otra reunía exclusivamente a hombres heterosexuales que compartían la idea de que su “incelencia” era responsabilidad de las mujeres que los rechazaban. La propia Alana, frustrada por esta evolución, abandonó el proyecto, pero la comunidad “incel” continuó activa en varios foros de Internet, evolucionando la ideología original al tratar de convertirla en una cosmovisión concreta.

Así se formó la “manosfera”, que se desarrolló a través de hilos en sitios como Reddit, 4chan y 8chan, y que poco a poco fue construyendo su propio lenguaje y subcultura. La “manosfera” ha sido incluso objeto de investigación científica. Las interesantes conclusiones de esta investigación muestran que la “manosfera” es el subgrupo más importante de la ideología “incel”. Se trata de una de las tendencias misóginas más peligrosas que ha crecido y se ha magnificado en Internet.

La teoría de los “incels”

Según las creencias “incel”, los hombres se dividen en categorías: están los guapos, los que tienen la suerte de nacer con un determinado tipo de cuerpo (los “incels” definen con detalle las dimensiones del cráneo, los ángulos de la cara, el grosor de las muñecas y los tobillos). Se les llama “chads” y son los elegidos por la mayoría de las mujeres. Por otro lado, las mujeres eligen a los hombres con mucho dinero y buenos trabajos. La lógica “incel” argumenta que las mujeres acabarán aburriéndose de estos hombres y se divorciarán de ellos.  A partir de esto, los “incels” creen además que los sistemas judiciales están preparados para favorecer a las mujeres dándoles buenos acuerdos de divorcio.

En el mundo “incel”, los hombres y las mujeres se clasifican en una escala del 1 al 10, en función de sus rasgos físicos y de su belleza, que, como hemos visto, está definida por normas específicas… técnicas. Según su lógica, una mujer que valga, digamos, 5, debería estar emparejada con un hombre que también valga 5. En realidad, sin embargo, no es así, porque las mujeres son por naturaleza “hipergámicas”, astutas e intrigantes. Supuestamente, las mujeres utilizan diversos trucos para conseguir tener hombres que “valen” más que ellas. Argumentan que las mujeres alternan a estos mismos hombres con frecuencia (o tienen más de uno al mismo tiempo), de modo que los hombres de “poco valor” se quedan solos. Es decir, están condenados al celibato involuntario y se convierten en “incels”.

Según su teoría, su mala suerte es culpa de las mujeres y de cómo éstas controlan la sociedad. También creen que el fenómeno se ha magnificado en los últimos años debido a las redes sociales y las aplicaciones de citas. Estas aplicaciones, como Instagram o Tinder, supuestamente alimentan la vanidad y la “hipergamia” de las mujeres. A partir de la lógica “incel”, esto significa que los hombres/incels de bajo valor se ven aún más perjudicados y condenados a la soledad eterna.

Se forma así una espiral en la que los “incels” intercambian opiniones y experiencias en los foros en los que participan, reforzando aún más su percepción distorsionada del mundo y su desesperanza. A esta percepción la llaman conocimiento, bautizándola como “la píldora roja”: es una referencia directa a la película Matrix, donde “al protagonista se le pide que elija entre dos píldoras: la azul le hará seguir viviendo en una ilusión, mientras que la roja le mostrará la vida real”. Por lo tanto, para los ”incels”, la ‘vida real’ es la falsa creencia de que las mujeres son responsables de sus dificultades para integrarse en la sociedad. Irónicamente, los realizadores de la película se declararon trans más tarde, y explicaron que la película era una alegoría trans, rechazando en la práctica la cooptación “incel”.

En estas discusiones online, además de opiniones, los “incels” también intercambian selfies, retando a otros “incels” a confirmar el escenario con comentarios como “efectivamente eres feo, porque tus muñecas son demasiado finas” y “tu cara no es lo suficientemente angulosa, así que ninguna mujer se molestará contigo, porque todas quieren chads o tipos ricos”. Cuanto más tiempo pasen en este clima tóxico, más incrustarán el “conocimiento de la píldora roja”. Entonces se abren varios caminos para los de la “comunidad”. Algunos eligen la solución de los ligones, los que estudian técnicas procedentes del marketing, la publicidad y la psicología, que evolucionan, adaptan y utilizan para conquistar a las mujeres. Algunos incluso hacen de ello una profesión lucrativa. Otros simplemente están convencidos de que nada va a cambiar, así que se limitan a esperar a morir: esta situación se resume en la condición NEET (“No Education Employment or Training” – Ni educación ni empleo) o LDAR (“lay down and rot” – tiéndete y púdrete).

En su versión extrema, esta toma de conciencia de la píldora roja da lugar a la “píldora negra”, la condición en la que el conocimiento sobre la naturaleza de la sociedad y la culpabilidad de las mujeres se ha transformado en una aceptación total, de forma que puede llevar al suicidio. Hay muchos hilos en línea en los foros “incel” en los que alguien publica un mensaje expresando tendencias suicidas, y en los comentarios de abajo otros miembros de la comunidad le instan a llevarlo a cabo, y en algunos casos incluso le piden que “castigue a los culpables”. Por supuesto, no todos los “incels” llegan a este extremo, pero los que lo hacen pueden ser muy peligrosos.

Venganza, subcultura, misoginia

El primer asesino en masa “incel” fue George Sodini en 2009 en Los Ángeles, que mató a tres mujeres, hirió a otras nueve y luego se suicidó. Sin embargo, la figura más icónica de la comunidad “incel” es Elliot Rodger, que en 2014 en Isla Vista, California, asesinó a seis personas, hirió a otras 14 y luego también se suicidó. Previamente había publicado un manifiesto de 137 páginas y varios vídeos en YouTube en los que se identificaba como incel”, y aunque promovía el odio al “pick-up artista” (artista del ligue, es decir, el odio a los “incels” que intentan buscar técnicas para “salir de su situación”), concluyó que quería vengarse del rechazo que había sufrido por parte de las mujeres.

En los años siguientes se perpetraron otros actos violentos. La mayoría de los crímenes tuvieron lugar en Estados Unidos y Canadá, y la mayoría de los autores se aseguraron de dejar notas o publicaciones en plataformas como Facebook, en las que hacían referencia a su ideología y a Rodger en particular, llamándolo mártir o su líder espiritual. La naturaleza y el patrón de estos crímenes llevaron en algunos casos a que las autoridades los trataran como “terrorismo misógino” (por ejemplo, Christopher Cleary, que en 2019 fue condenado por intento de terrorismo). El término también es utilizado por algunos en la comunidad académica.

Según las conclusiones de las investigaciones de Kayla Preston, Michael Halpin y Finlay Maguire, el perfil del “incel” medio es el de un hombre blanco de clase baja o media y graduado en la escuela secundaria (o en la universidad).

Como ya se ha mencionado, en el núcleo de la teoría “incel” está la noción de que la responsabilidad de la marginación social que experimentan estos individuos recae en las mujeres porque para ellos, las mujeres parecen ser hipergámicas y poseen un enorme poder sexual con el que consiguen controlar y moldear la sociedad.

Se podrían buscar las causas psicológicas que llevan a las personas a culpar a otras personas de su posición de desventaja, en lugar de buscarlas, por ejemplo, en el sistema social y decidirse a trabajar para cambiar estas condiciones.

El punto clave es que los “incels” y su teoría son productos directos del marco patriarcal del sistema capitalista. Incluso si hay un elemento psicológico detrás del surgimiento de estas ideas peligrosas, la misoginia no creció mágicamente en las cabezas de los “incels”. Más bien, es inherente a toda la sociedad capitalista, reproducida en contextos como la familia o el entorno escolar e impregnando las relaciones laborales y económicas, campos como la moda, la publicidad, el marketing e incluso la medicina.

Desde el momento en que nacemos, todos somos entrenados para cumplir con roles de género específicos y encajar en estereotipos de género concretos. Las niñas se visten de rosa y juegan con muñecas y utensilios de cocina. El dormitorio de los niños es azul y está lleno de coches, pelotas y juguetes de construcción. Aunque se ha avanzado en algunos ámbitos, la tradición sigue dominando. A las chicas se las empuja hacia campos de estudio como los idiomas, las ciencias sociales y el arte, y se las destina a ser madres de todos modos. Los chicos, respectivamente, encontrarán trabajos bien pagados y respetados, siendo su principal objetivo en la vida ser un proveedor de dinero y bienes materiales para la familia.

Los “incels” aceptan esta división de géneros. Así que, en este contexto, creen que sus conclusiones de que la mujer debe satisfacer los apetitos sexuales, recreativos o sociales del hombre, son bastante legítimas. En su opinión, esa es la razón por la que existe, ese es su destino. Si, por el contrario, decide no hacerlo, o si elige a otro hombre (¿más guapo? ¿más rico? ¿simplemente diferente?), es culpable, ha roto las reglas y, por tanto, debe ser castigada. La persona que ha experimentado este rechazo se encarga entonces de castigarla. Pero la cosa no queda ahí, todas las mujeres deben ser castigadas, según los “incels”, ya que creen que todas las mujeres son iguales.  La sociedad, por extensión, también debe sufrir las consecuencias por su falta de respeto a las normas. Los “incels” abogan por el asesinato literal de las mujeres, y en sus asesinatos en masa, también matan a hombres. Y es que su enemigo no son sólo las mujeres que les rechazaron, sino también los chads que esas mujeres eligieron. Los sistemas patriarcales son responsables de la muerte de innumerables mujeres, pero las personas de todos los géneros -hombres incluidos- sufren a manos de la forma sexista y binaria de organizar la sociedad.

La subcultura “incel” se formó dentro de este contexto social como una respuesta, o incluso un refugio o consuelo para todos aquellos hombres que no lograron materializar el modelo masculino estereotipado en el que se les enseñó de niños que debían encajar. Y en los tiempos de Internet, es comprensible que se haya extendido rápidamente a gran parte del mundo occidental, aunque no se limita sólo a Occidente.  

Vale la pena señalar aquí: la forma y las herramientas utilizadas por los “incels” para definir las categorías de las personas (tamaño del cráneo, ángulos faciales, etc.) remiten claramente a las categorizaciones racistas de las personas que a menudo fueron adoptadas en el pasado por una parte de la comunidad científica para “demostrar la inferioridad de la raza negra o del sexo femenino”. Estas ideas se han reavivado en los últimos años en el seno de la ideología alt-right que ha producido “líderes” como Donald Trump. Y si “incel” parece una fruta exótica que prospera en los lejanos Estados Unidos, o en la Gran Bretaña anglosajona, una rápida búsqueda en Facebook nos muestra que esta fruta exótica se ha introducido también en otras partes del mundo como Bélgica, Francia o Grecia.

Una respuesta colectiva a un gran problema social

El modelo social patriarcal opera de forma divisoria en la sociedad. Los “incel” son un ejemplo representativo: culpan a las mujeres de su marginación y, en casos extremos, resuelven el problema con la venganza, como castigadores autoproclamados. La cultura de la división dentro de las capas sociales más bajas sólo sirve a quienes las explotan. Para los “incels”, si su miseria es culpa de las mujeres, eso desemboca en una visión del mundo en la que no ven las verdaderas culpas.

No culpan al empresario que no les paga lo suficiente, al Estado que denigra la sanidad y la educación públicas, a la casta capitalista que destruye el medio ambiente y lo sacrifica todo en el altar de sus superbeneficios. Tampoco ven que una serie de problemas de salud mental, de autoestima, de habilidades sociales han sido impuestas a la gente por un sistema que nos aliena, nos impone relaciones de poder, de dependencia y de interés. Por lo tanto, nunca se volverán contra estas fuerzas.

Para luchar contra estos horribles actos de violencia misógina, y para luchar contra el sexismo de manera más amplia, la gente común debe unirse y estar unida contra los modelos patriarcales de la sociedad. Independientemente del género y de la identidad sexual, la clase trabajadora y las masas pobres tienen más en común entre sí, porque somos nosotros los que formamos la mayoría de la sociedad.  Al igual que la clase capitalista vende una retórica racista, también utiliza herramientas patriarcales como medio consciente de dividirnos. El rígido binario de género en el que insisten las altas esferas ha tenido consecuencias para todos los géneros en forma de masculinidad tóxica y ahora de “incels”. Es necesario exigir colectivamente ciertas cosas básicas que ayuden a reducir este tipo de fenómenos:

  • Inclusión de la educación sexual en todos los niveles de la escuela: una educación sexual que incluya los conceptos de género, los roles de género, el consentimiento, las relaciones en su conjunto.
  • Apoyo psicológico desde una edad temprana, dentro y fuera de la escuela, para los niños con dificultades para integrarse en el entorno escolar y social, o que sufren acoso.
  • Apoyo pertinente y formación específica para los profesores y los propios padres.
  • Atención social y apoyo económico a los desempleados. El desempleo es, sin duda, un factor que agudiza los sentimientos de marginación y los trastornos mentales como la depresión, factores que pueden llevar a un individuo a refugiarse en teorías que atribuyen la culpa “a otro” y ofrecen el marco supuestamente protector de un grupo.
  • La violencia de género está muy presente en Internet y en las redes sociales. Por lo tanto, es necesario reforzar la persecución de la ciberdelincuencia y no subestimar las dimensiones de estos fenómenos.

Lamentablemente, estos problemas no desaparecerán de la noche a la mañana, y no podemos confiar en que un cambio significativo venga de las clases dirigentes de todo el mundo. Para abordar de verdad estas cuestiones, la gente corriente de todos los géneros y sexualidades debe unirse en campañas colectivas para forzar que nuestras demandas se hagan realidad.  Este es un primer paso crucial en la lucha por la verdadera liberación humana, pero no podemos tener fe en que estas cuestiones se eliminen dentro del sistema capitalista. La división social es un aspecto fundamental del capitalismo y no puede eliminarse sin más. Por eso la lucha contra la opresión de género debe ir de la mano de la lucha por el derrocamiento del capitalismo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: